Por Javier, Paúl y Efraín, todos los golpes

Respiro profundo. Ya lo he decido. Voy a hacerlo porque necesito, en cierto modo, reaccionar a esto que ha sido como entrar a un ring sin haber querido. Nos golpearon tanto y aunque ya sabemos que están muertos -que nos los mataron- nos siguen golpeando. Estamos rotos pero hay amor y es lo único que... Leer más →

Anuncios

Chicas, feliz día

Sucedió que esa semana dos personas me lo dijeron: 'es que tú siempre andas feliz'. O sea, yo creo que en realidad lo que ellos notaron es que soy una persona que se ríe mucho. A carcajadas, lanzando la cabeza hacia atrás, cerrando los ojos, aplaudiendo, golpeando en la mesa. Y luego, cuando vuelve el... Leer más →

Escribir

  Es como hacer un camino sin saber cómo. Es hacer un camino teniendo que escuchar a otros que dicen saber cómo se hacen los caminos. Más bien, escribir es saber, en el fondo, que para esto no se necesitan caminos. Escribir es cuestión de querer, aunque uno no se sepa muy bien para qué,... Leer más →

El acento

Ya son dos meses desde que regresé a vivir a Quito. Hace 15 años que me fui. Viví allí los primeros años de los que tengo memoria, o sea, desde los cuatro o cinco años más o menos. Del día que dejé Quito tengo dos momentos claros en la mente: el pollo mal frito que... Leer más →

El feminismo reducido a un asiento en el bus

Rara vez tomo un taxi, vivo súper lejos. Como que nací para andar buseteando, que les diré. Y como muchas de ustedes, sé lo que es otorgarle preciosas horas de la vida a este medio de transporte. Sé, sobre todo, como es eso de querer ir sentada porque estás cansada y andas con zapatos incómodos.... Leer más →

Guayaquil en 100 palabras

Mujeres con pantalones ajustados y rubias de pelo pintado. Es medio día en la Numa Pompilio y un niño le compra un tamborcito de madera a un artesano indígena. Costeños y serranos se juntaron a vender cosas.  Calor. Entro a ese restaurante de piso de madera y ventanales —como los de antes— sin rejas y... Leer más →

La historia de una estrella

Ella era una estrella de destellos majestuosos. Era amarilla, poderosamente. Luminosa, escarchada, deslumbrante. Era como magia. Estaba llena de tanta luz, tanta. Y brillaba, irradiaba. Esta era una estrella que de pronto se desvaneció del cielo morado en el que vivió durante aquello que en la tierra llaman tiempo. Así, sin más ni más, cayó. En... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑